Labneh

¡Otra receta de Oriente Medio! Probé por primera vez el labneh el año pasado, en el restaurante libanes en el que trabajaba mi prima Luna.

Por fin me he animado a hacerlo y el resultado ha sido espectacular. El labneh es un queso hecho con yogur. Se le extrae el suero al yogur y se consigue una consistencia muy cremosa. De hecho según el tiempo que lo tengas escurriendo variará la consistencia. Si lo dejamos 24 horas, haremos un queso cremoso, como los típico que se venden en tarrinas para untar. Pero si lo dejamos más días, podemos hacer bolitas o barras de queso y meterlo en aceite para conservarlo. Esta vez lo he dejado un día, pero me ha sobrado yogur, así que pienso seguir experimentando.

Luego está el… ¿con qué lo aliñamos?. Le puede pegar casi todo: perejil y ajo, albahaca, hierbabuena, pimienta, pimentón, canela, sésamo, zataar… lo que se nos ocurra.

Me ha costado mucho elegir, estaba entre hierbabuena y albahaca, y al final me he decantado por la albahaca fresca. Os cuento como se hace.

ingredientes-labneh

Ingredientes: 

  • 2 yogures griegos naturales
  • 1 cucharadita de sal
  • Albahaca fresca
  • Aceite de oliva

Utensilios:

  • Trapo de algodón
  • Colador
  • Cuenco hondo

Elaboración:

Primero tenemos que poner a escurrir el yogur, para ello vamos a usar un trapo de algodón limpio. Tener cuidado, porque en principio el labneh absorbió el olor a suavizante del trapo, luego tras airearlo ya no olía, pero es preferible que lavéis el trapo con un detergente de poco olor y sin suavizante.

Vertemos el yogur en un recipiente, le añadimos la sal y removemos. Pasamos el yogur al trapo y lo cerramos haciendo un hatillo. Podemos cerrarlo con una cinta, o con una gomita de esas típicas de los manojos de espárragos. Tiene que quedar bien apretado para que facilite la salida del suero.

Ponemos el hatillo en un colador y este en un cuenco, o jarra. Ha de ser profundo para que el suero que se pierde no toque nunca el trapo.

Metemos esto en el frigorífico. Si tenemos en el frigo algo de olor fuerte, es mejor que tapemos el cuenco con film para que no se le pegue, si no, no pasa nada.

Pasadas las 24 horas, retiramos el trapo, y en un recipiente mezclamos el labneh con las hierbas o especias que hayamos elegido. En nuestro caso, lavamos y picamos la albahaca y la mezclamos.

labneh

a-comer

Lo servimos con un chorrito de aceite de oliva.

Nuevamente tenemos mil formas de comerlo, con ensalada, con pan, con fruta. Yo he decidido acompañarlo con pan y unas aceitunas.

¿Con qué lo comeríais vosotros?

¡Espero que os guste!

10 pensamientos sobre “Labneh

  1. OH PRIMA!!! Ni te imaginas lo feliz que me acabas de hacer con esta receta 😛 desde que mi hermana no trabaja en el Marrush no lo he tomado u.u

  2. Tía lo he hecho con cebollino picado y me ha encantado!! Mi recomendación para que no tome olores es esterilizar el trapo antes de usarlo, hirviéndolo en una olla con agua un par de minutos.

Deja un comentario